miércoles, 21 de febrero de 2018

Memoria de la campaña 'La Peñe Villa, Llabres y la Mañanga 2017'

¡Aḥayádevos, cueveros!

Un año más -y ya van once- publicamos la memoria completa de los trabajos espeleológicos desarrollados en nuestra principal zona de exploración: la Peñe Villa, Llabres, los Resquilones y la Mañanga, en el concejo de Llanes.


En esta ocasión, además, se trata de una memoria extensa, ya que el 2017 ha sido un año relativamente exitoso para nuestras exploraciones en este área. Así, la topografía de la Cueva'l Mazu alcanza casi los 3,8 km de galerías y la de la Torca del León supera el kilómetro de conductos, habiendo explorado y topografiado además varias otras cavidades de menor desarrollo. Como de costumbre presentamos las topografías actualizadas de todas ellas.


Ha sido también el año en que se ha realizado la excavación del yacimiento paleontológico de la Torca del León -descubierto por nuestro club en 2014-, del que se han recuperado restos de león, leopardo, lobo y 'mueyu'. Un pequeño anexo en la memoria da cuenta del hallazgo.


Y otro pequeño anexo recoge la historia de las exploraciones en la Peñe Villa y Llabres, un artículo que ya habíamos publicado previamente en nuestro blog hermano 'El Karst de la Peñe Villa, Llabres y Los Resquilones'.

Lo cierto es que los descubrimientos se suceden años tras año, y ya son más de 15,5 km de galerías y conductos los que hemos explorado y cartografiado en estas modestas sierras llaniscas.


Como ya es habitual, hemos subido las memorias al servidor de Scribd.com, donde puede consultarse libremente, descargarse o imprimirse, siguiendo este enlace.

Seguiremos informando. Saludos soterraños.


domingo, 11 de febrero de 2018

Memoria de la campaña 'Onís 2017'

¡Aḥayádevos, cueveros!

Si hace un par de semanas publicábamos la memoria 'Traviesu 2016-2017' (ver aquí), ahora le toca el turno a la publicación de la memoria 2017 de los trabajos de exploración desarrollados por la S.E.B. Escar en el concejo de Onís.

Como en anteriores temporadas, también en este 2017 nuestra zona de exploración en Onís ha ocupado un lugar secundario respecto a las zonas de trabajo en el vecino concejo de Llanes. Aun así se ha avanzado en la revisión y topografía de la Cueva la Cañada, cuya topo ya supera los 700 m de desarrollo, y se han explorado y topografiado varias otras cavidades de menor relevancia: Pozu la Barciniella, Cueva los Caracoles, Cuevona d'Avín, etc, parte de las cuales ya han sido publicadas previamente en este blog.


Además se han continuado las labores de prospección y revisión de cavidades, trabajos en los que también se han obtenido resultados, teniendo unas cuantas cavidades localizadas pero pendientes de exploración o topografía.

Como de costumbre hemos subido la memoria al servidor de Scribd.com, desde se puede leer, imprimir o descargar siguiendo este enlace.


En próximas semanas subiremos las memorias aún pendientes.
¡Saludos soterraños!

martes, 23 de enero de 2018

Memoria Traviesu 2016-2017

¡Aḥayádevos, cueveros!

Comienza la temporada de publicar las memorias del año precedente, y vamos a iniciarla con la memoria de las campañas realizadas por nuestro club en el Ḥaedu'l Traviesu (Sierra del Cuera) durante los años 2016 y 2017, centradas por completo en la Cueva la Raíz.


No hace mucho anunciábamos (ver aquí) la publicación de un artículo sobre esta cueva en la revista digital 'Gota a Gota', y ya entonces se publicaba la topo actualizada y anunciábamos que tras estas campañas la Cueva la Raíz se había convertido en la mayor cavidad del Cuera por desarrollo con 2575 m. Ahora, con este breve post, publicamos la memoria completa.

Como en anteriores ocasiones, hemos subido la memoria a la plataforma Scribd.com, desde donde puede consultarse o descargarse libremente, en este enlace.



En próximas semanas iremos publicando las memorias de nuestras otras zonas de trabajo.
¡Saludos soterraños!

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Rebuscando en el baúl de los recuerdos (V): la Cueva la Collubina


¡Aḥayádevos, cueveros!

Como comentábamos ya en el anterior post de esta serie de "Rebuscando..." (ver aquí), vamos a dedicar esta entrada a la Cueva la Collubina, en San Roque (Llanes, Asturies), cavidad conocida en el colectivo espeleológico desde hace tiempo. De hecho, esta cueva ya había sido explorada y topografiada con anterioridad por el G.E. Polifemo, en 1979-1980, trabajo publicado en el nº 7 de la revista "Espeleología Asturiana" (1983), editada por la Delegación Asturiana de la Federación Noroeste de Espeleología (reproducimos esta topo más abajo). No obstante, en el marco de los trabajos desarrollados en el karst del Valle de Miyares, la S.E. Hades revisó y retopografió esta cavidad en los años 2000-2001, aumentando notablemente el desarrollo de la cavidad, de los 572 m a los 995 m de desarrollo. La diferencia de desarrollo se debe -como queda patente comparando ambas topos- a que el Polifemo sólo topografió los conductos principales, mientras que el trabajo del Hades fue más minucioso, explorando y topografiando cada uno de los pequeños ramales y gateras que presenta la cueva.
Sin embargo, y por razones ya comentadas en el primer post de esta serie (ver aquí), este trabajo de la S.E. Hades, que iba a ser publicado en el nº 36 del boletín "Filtraciones", nunca vio la luz y permaneció inédito hasta el momento presente (sin menoscabo de que la topo haya circulado de mano en mano entre espeleólogos asturianos).

Nota toponímica: En toda la bibliografía consultada dentro del ámbito espeleológico y arqueológico (no así en obras de carácter más literario) la cueva aparece nombrada como 'Cueva de la Colluvina'. Sin embargo aquí optamos por 'Cueva la Collubina', que entendemos es la forma correcta desde un punto de vista etimológico y que, además, es coherente otros topónimos asturianos emparentados como 'Collubil', 'Vallobil', 'Vallobal', etc.


Cueva la Collubina



Localización: La cavidad se ubica en el barrio de L'Asomada/La Somada del pueblo de San Roque (Llanes, Asturies). Consta de dos bocas. La principal se sitúa en el flanco norte de la dolina boscosa al oeste de la Ḥuente'l Cagalín (con captación de aguas y estación de bombeo). La otra boca se localiza en el flanco oriental de la gran uvala al oeste de L'Asomada. Las coordenadas UTM que constan en la topo -referidas a la boca principal- están tomadas mediante poligonal exterior a partir de mojones kilómetricos de la antigua N-634. Dátum ED1950.

Boca principal.
La modesta boca occidental.

Descripción: La boca principal, de medianas dimensiones y sección lenticular, da acceso a un galería cómoda que al poco pierde anchura y alza su techo hasta comunicar con una sala relativamente amplia, con bonitas formaciones y bloques en el suelo, de la que parten varias continuaciones:
-Por la derecha un conducto se va estrechando hasta convertirse en gatera. Al fondo de la misma un paso exigente por su estrechez nos conduce a otra gatera paralela muy concrecionada, la cual presenta un pequeño pozo que nos deposita en un sifón estático. Siguiendo por la gatera, adornada por pequeñas columnas que complican la progresión, conectamos con la galería principal pocos metros más allá de la sala.
-Por la izquierda un resalte ascendente de tres metros nos conduce a un nivel superior que discurre paralelo a la galería principal y que tras unas decenas de metros vuelve a conectar con ella. A ambos lados de este conducto parten conductos laterales de menor sección que retornan al mismo. Toda esta parte está muy adornada por espeleotemas.
-De frente (oeste) arranca desde la sala la galería principal, de dimensiones modestas y con piso de arena y cantos cuarcíticos en el que se aprecia un pequeño cauce subexcavado. Tras recibir por la derecha el ramal ya mencionado en primer lugar, a los pocos metros da un giro marcado a la izquierda. En este punto, y escondida bajo un pequeño resalte, arranca una gatera de escasa continuidad. No mucho más allá desemboca por la izquierda el nivel superior, lugar donde encontramos por la derecha otra pequeña galería concreccionada sin solución de continuidad.

La primera sala.

La galería principal continúa no obstante hacia el oeste con las mismas características: sección más o menos lenticular, golpes de gubia en el techo, e importante relleno de arena y cantos. En algún punto concreto el relleno sedimentario es tan importante que la galería se transforma en gatera. Recorridos un centenar de metros llegamos a un cruce: por la derecha tenemos unos conductos sin mayor continuidad, por la izquierda arranca la gatera que nos llevará a la boca occidental (que describiremos después). La galería principal prosigue hacia al oeste con igual tónica hasta alcanzar una sala más amplia (la mayor de toda la cueva), presidida por una imponente columna estropeada por grafittis pintados.
Desde esta sala tenemos varias continuidades posibles:
-A la entrada de la sala, por la izquierda, una gatera sin mayor continuidad. Poco más allá una rampa a favor de una colada ascendente, también sin solución de continuidad, y más allá, por el mismo lateral y a ras de suelo, una segunda gatera muy estrecha en su parte inicial, que nos lleva a un pozo arcilloso con un sifón estático en su base. Aún un poco más allá, otra gatera parecida, estrechísima, que conduce también a un mínimo sifón.
-De frente la sala tiene salida en una galería que parece ser la continuación de la principal, pero que rápidamente cambia su fisonomía (más estrecha, con bloques y barro) y que finalmente conduce a un pequeño tramo de pocos metros por el que corre un mínimo arroyo, lugar donde la galería concluye. En esta galería tenemos un paso ascendente por la derecha que vuelve hacia la sala, con la que comunica por varios puntos por detrás de la gran columna.
-Por la derecha encontraremos la continuidad más obvia, amplia y en ascenso. Tras un tramo meandriforme conduce a una segunda sala, estructurada en dos niveles separados por un resalte. El nivel superior está adornado por formaciones; el inferior es barroso. En esta sala comprobaremos que las formaciones estalagmíticas están ennegrecidas, y en ocasiones se aprecia mal olor. Esto parece estar en relación con las filtraciones de una 'pila de cuchu' que se sitúa en la superficie sobre esta sala.
Sólo nos queda describir la gatera, de relativa longitud, que conduce a la otra boca. Todo su desarrollo es bastante estrecho, existiendo un paso entre bloques poco evidente que conforma un 'paso clave' para alcanzar una rampa ascendente entre bloques que nos lleva, casi de inmediato, a la salida, un abrigo pequeño y poco evidente.

Paso clave en la gatera de salida.

Datos espeleométricos: Desarrollo: 995 m. Desnivel: 21 m.

Hidrología: Como se ha dicho en la descripción, en el extremo occidental la cueva cuenta con un pequeño curso de agua. No vuelve a aparecer en toda la cueva, pero sí existen hasta tres pequeños sifones estáticos en relación con este caudal. La surgencia parece ser el manantial S-18, el de menor caudal de los distintos manaderos que se sitúan en la dolina del Cagalín, a menos de un centenar de metros del más bajo de los sifones de la Collubina. No obstante no se realizaron ensayos con trazadores que pudieran comprobar este extremo. Hay que mencionar que toda la galería principal esta marcada por un cauce subexcavado en los sedimentos silíceos, aunque en ningún momento a lo largo de las exploraciones (ni en visitas posteriores de un servidor a la cueva, todo sea dicho) lo vimos con agua corriendo. Probablemente sólo entre en carga tras eventos de fuertes y continuadas precipitaciones.

Biología: Además de los habituales murciélagos, también hemos observado en la cueva una variada fauna de invertebrados: diplópodos, quilópodos, isópodos, arañas, psedoescorpiones, opiliones, dípteros, lepidópteros, etc. En alguna visita hemos observado también excrementos de zorro.

Pseudoescorpión predando a un mosquito.

Historia: La boca principal conserva escasos restos de conchero asturiense, por lo que aparece citada en la carta arqueológica de Llanes. En esta boca se observan también muros y estructuras construidas para el resguardo de ganado, uso que debió tener hasta tiempos recientes. Mencionar también que fue refugio de fugados y maquis en la posguerra.
En lo referente a las exploraciones espeleológicas, y como comentábamos en la introducción, la cueva fue explorada y topografiada por el G.E. Polifemo en 1979-1980, y posteriormente por la S.E. Hades en 2000-2001. La descripción y topografía que aquí presentamos es fruto de estos últimos trabajos, en los que participaron los habituales de las campañas del Hades en Andrín-San Roque.

Topo de la S.E. Hades. Planta.

Topo de la S.E. Hades. Alzado.

Topo del G.E. Polifemo.

Y eso es todo de momento. ¡Saludos soterraños!


miércoles, 29 de noviembre de 2017

Rebuscando en el baúl de los recuerdos (IV): la Cueva A-59

¡Aḥayádevos, cueveros!

Continúo con esta serie de entradas que pretenden sacar a la luz viejos trabajos espeleológicos en los que participó quien escribe estas líneas hace bastantes años, antes de la creación de la S.E.B. Escar y cuando era miembro de la S.E. Hades. Si en las anteriores entradas reseñé cavidades pequeñas y de poco interés, la Cueva A-59 a la que dedico esta entrada tiene mayor desarrollo y una configuración algo más compleja, situándose -como las anteriores- en el concejo de Llanes.

Pido permiso al lector para darme un paseo por los cerros de Úbeda antes de ir al meollo... Pues bien, cada vez que me encuentro con el compañero David Rueda (de L'Esperteyu C.E.C. de Xixón) -y por razón de la distancia no son muchas; reside en Australia- siempre me pregunta por la A-59: «¿La terminasteis? ¿Volvisteis por allí?». La respuesta es siempre la misma: «No, ni se terminó ni se publicó. Y además hace muchos años que no paso por allí; aquello cambió mucho, tengo miedo que haya desaparecido la boca». David era miembro del Hades en aquellos años, y participó en la exploración y topografía de la A-59. Su pregunta es lógica. Y mi respuesta, aunque parezca exagerada, no lo es tanto. Por distantas razones que no vienen al caso nunca se terminó la topo, y yo nunca volví a la cueva. Además se construyó en las proximidades una urbanización que modificó bastante el entorno de La Betría, zona donde se ubicaba la cavidad. Después vino la construcción (y el estrozu) de la Autovía del Cantábrico cuya traza discurre por las cercanías. Y a todo esto hay que decir que la entrada a la cueva era una mísera gatera, escondida bajo un cadu o pequeño xerru en mitad de una ocalitera; vamos, que pasaba completamente desapercibida. En verdad es posible que haya desaparecido. No sería la primera cueva de esta zona sacrificada ante el Moloch del "progreso".

Y sin embargo era una cavidad interesante, con un pequeño arroyo temporal, bonitas formaciones, suelos pavimentados de gours, y un sifón estático que intuíamos relacionado con el sifón de la Cueva'l Soḥornu I (Soḥornu nuevu), conformando un afluente por el norte al río principal del karst de Andrín. La pequeña y escondida entrada nos permitió encontrar aquí una cueva completamente virgen. Por desgracia, no conservo fotos de ella. La topo rondaba ya los 700 m, y aun quedaba más de una incógnita.

Durante aproximadamente una década (1991 a 2001) la S.E. Hades desarrolló exploraciones en el Valle de Miyares (en concreto en el área entre las localidades de San Roque y Andrín, y el río Purón), desvelando un complejo karst del que poco -casi nada- se sabía. Entre los logros de aquellos años están el Sistema'l Toral-Peyunarices, con 2137 m de galerías, la Cueva'l Soḥornu II, de 1212 m, la Cueva la Sonrasa, de 1136 m de desarrollo, la Cueva'l Soḥornu I, de 1073 m, Pozamarranos, de 892 m, la Cueva la Granxa, de 471 m, la Cueva la Llana, de 447 m, el sistema de Ḥousidoro, con 433 m, y otras muchas cavidades de menor desarrollo. En conjunto se exploraron en el karst del Valle de Miyares más de 12 km de galerías y conductos subterráneos inéditos. Todas estas cuevas fueron publicadas en diversos números del boletín 'Filtraciones' del que ya hemos habado en anteriores entradas del blog. Todas menos dos: la Cueva la Collubina, que dejaremos para el próximo post, y la Cueva A-59 que aquí presentamos.


Cueva A-59


Localización: Se sitúa en las cercanías de la población llanisca de Andrín, no lejos de la zona de La Betría, unos doscientos metros al este-sureste del manantial y sumidero que allí existen. Coordenadas UTM (ED50) X: 360945, Y: 4807051, Z: 51 msnm.

Descripción: La cueva tiene una boca pequeña, prácticamente una gatera, en descenso. Amplía ligeramente al cabo, con viejas columnas descalcificadas, hasta una mínima sala donde parece cerrar. Existe continuidad, no obstante, a través de un paso muy estrecho entre formaciones que nos deposita en una conducto perpendicular, también de pequeñas dimensiones. Por la izquierda finaliza tras un corto recorrido, con algunas gateras laterales. Por la derecha desciende unos metros y amplía, lugar donde se nos presentan dos continuaciones: por la izquierda un pozo rampa, que describiremos después; de frente, y a cota, la galería prosigue con características y dimensiones similares, conectando con un pequeño enrejado de galerías, gateras y salas modestas, muy próximas a la superficie, que presentan raíces y abundante fauna.
Si regresamos a la cabecera del pozo y lo descendemos, este comunica con el techo de una galería que, sin ser grande, es bastante más amplia que lo recorrido hasta este punto. La cueva cambia significativamente su configuración, y se nos presentan varias posibilidades de progresión. Hacia la derecha (sur) arrancan dos conductos paralelos que nos llevan a una galería amplia en descenso, con suelo de gours al comienzo y mucho barro después, por la que corre un arroyo casi todo el año. El techo desciende, y por lo más evidente llegamos a un amplio sifón (cota -31, punto más bajo de la cueva), dejando a un lado una gatera barrosa sin solución de continuidad. Si regresamos a los dos conductos paralelos que dan inicio a este sector, comprobaremos que el inferior de ellos presenta por la izquierda otra pequeña galería concreccionada y con gours. Da dos quiebros muy marcados en planta (en el primero se suele conservar una pequeña balsa de agua) y conecta después con una pequeña sala de la cual parten varios ramales, todos ellos más amplios pero de escaso desarrollo.
Si desde la base del pozo proseguimos a la izquierda (norte), superaremos un tramo estrecho, meandriforme, que de inmediato nos da acceso a una galería cómoda (la más amplia de la cueva). Siguiendo de frente, por lo más evidente, acaba concluyendo tras algo menos de un centenar de metros. Esta galería presenta dos conductos paralelos a distinta cota, con los que se comunica por varios puntos, y está adornada por pavimento de gours y bonitas formaciones. En régimen de aguas altas un arroyo mana por el extremo septentrional de la galería discurriendo de gour en gour, primero por el conducto principal y después por el paralelo situado a cota inferior. Incluso en estiaje suele mantenerse una balsa de agua en el punto más ancho de la galería.
La exploración y topografía de la cueva no fue concluida, y permanecen por despejar diversas incógnitas, principalmente en el nivel inferior.

Datos espeleométricos: Desarrollo: 668 m. Desnivel: 33 m (-31/+2).




La exploración y topografía que aquí se refleja fue realizada por la S.E. Hades en diversas salidas a lo largo de 2001. Participaron en los trabajos Juan Andrés Fernández, Teresa del Campo, Pablo Solares, Willy Galguera y David Rueda; probablemente también -aunque ya no lo recuerdo con certeza- algún otro de los exploradores habituales en Andrín: Dizy, Aurelio, etc.

Y eso es todo de momento. ¡Saludos soterraños!

domingo, 26 de noviembre de 2017

La Cueva la Raíz en 'Gota a Gota'

¡Aḥayádevos, cueveros!

La revista digital de espeleología 'Gota a Gota' que edita el Grupo de Espeleología de Villacarrillo (quizás la publicación espeleológica de mayor importancia y distribución en español), incluye en su último número un artículo sobre la Cueva la Raíz (El Traviesu, Sierra del Cuera) que recoge los últimos trabajos realizados por nuestro club (y previamente por el CADE y otros) en esta importante cavidad. El artículo lo firma un servidor y está ilustrado por fotografías de socios del Escar (Lolo, Toñín y Julio) y de compañeros de otros clubes (Pedro, del Sil, y Mumy). Incluye también la topografía actualizada y otras infografías.

Como todos los artículos de 'Gota a Gota', es posible descargarlo en pdf o consultarlo online, de forma gratuita. En enlace al artículo pinchando aquí.


Actualmente la topografía de la Cueva la Raíz alcanza 2575 m de desarrollo, con 120 m de desnivel (-105/+15), con lo que se ha convertido ya en la mayor cavidad de la Sierra del Cuera por desarrollo. No hemos dado aún los trabajos por terminados, pero casi, y en la última salida nos hemos centrado en labores de desequipación y retirada de material.

Veremos que nos depara el 2018, pero confiamos en concluir la exploración, topografía y desinstalación de esta cueva que tantas alegrías (y sufrimientos) nos ha dado a los del Escar.

Seguiremos informando. ¡Saludos soterraños!


martes, 21 de noviembre de 2017

Rebuscando en el baúl de los recuerdos (III): Cueva de la Playa d'Antilles y Cueva de Cuanda.

¡Aḥayádevos, cueveros!

Continuamos con la publicación de trabajos y topos ya antiguas, pero que permanecían inéditas (y casi olvidadas en una carpeta del disco duro). En esta tercera entrega damos a conocer otras dos cuevas llaniscas de pequeño desarrollo. Una en la plataforma litoral, en Cue: la Cueva de la Playa d'Antilles. La otra -apenas una covacha- se sitúa en la Sierra de Benzúa, próxima a la localidad de La Llende: la Cueva de Cuanda.

Cueva de la Playa d'Antilles


El área de Cue, una pequeña plataforma calcárea confinada entre las cuarcitas impermeables de la sierra plana (la Cuesta de Cue) y la línea litoral, presenta un karst bien desarrollado, aún a pesar de la escasa superficie que ofrece. De hecho presenta más de un complejo kárstico, con al menos dos ríos subterráneos que vierten directamente al mar.
El más desarrollado e interesante de estos complejos kársticos se ubica en el propio núcleo de la población, y lo conforman distintas cuevas como La Cuevona (241 m de desarrollo), La Cuevina (36 m), la Cueva C-4 (90 m), y la Cueva'l Bolugu, importante sumidero de escaso desarrollo (30 m). Todas estas cavidades fueron exploradas y topografiadas por la S.E. Hades en 1996, publicándose en el nº 32 del boletín 'Filtraciones' ('Nuevas cavidades para el catálogo de Llanes', artículo escrito -aunque no consta en él- por J.L. Díez Dizy y un servidor). La resurgencia de este río subterráneo, una cueva de boca amplia en pleno acantilado, también nos era conocida. Sin embargo la intensa polución que en aquellos años soportaba este arroyo nos impidió explorarla.
El otro sistema kárstico es el que concluye en la cavidad que aquí presentamos, la única documentada por el momento para esta segunda red de drenaje.

Como indica el nombre, la Cueva de la Playa d'Antilles se sitúa en la propia playa de Cue (que dicho sea de paso, parece haber sido formada al invadir el mar una serie de dolinas -y desmantelarlas parcialmente- en la importante transgresión del final del Pleistoceno), y su boca de dimensiones amplias se sitúa bajo el cantil de la parte oriental del arenal quedando casi totalmente sumergida en la pleamar. Por ella surge un pequeño arroyo, lo que convierte a la cueva en una de las estampas típicas de esta playa.
La influencia marina en la cueva es evidente, y es necesario aclarar antes de comenzar con la descripción que su trazado puede variar de un año a otro, en función de la cantidad de arena que introduzcan (o sustraigan) de las galerías inferiores las mareas y los temporales, llegando a quedar algunos conductos completamente colmatados en ocasiones.

Como ya se ha dicho, la boca es de dimensiones cómodas y actúa como surgencia de un pequeño caudal de agua dulce. La galería de entrada va disminuyendo hasta un cruce, donde mana el caudal. De frente y en horizontal el conducto más evidente continúa transformándose en gatera al poco. Atravesada ésta llegamos a una pequeña sala de la que parten varias continuaciones a ras de suelo, todas las cuales están comunicadas entre sí, sin ofrecer continuidad. Si regresamos al cruce de la galería de entrada tenemos por la izquierda una galería ascendente, meandriforme, que nos conduce a una sala algo más amplia en la que se aprecian dos niveles. Nosotros accedemos por el fondo, y tras trepar un resalte alcanzamos el piso superior, que ofrece varias continuidades. Por el extremo oriental una serie de resaltes ascendentes a modo de pequeña chimenea nos comunican con un conducto superior cuyo extremo está obstruido en la actualidad, pero que muestra huellas de haber sido hasta tiempos recientes otra boca de la cueva; este es el punto más alto de la cavidad, +17 m. Por el extremo sur de este piso superior arranca otra galería de escasa sección, no representada en la topo y sólo parcialmente explorada. Tras una serie de resaltes descendentes comunica nuevamente con el río, en un tramo con mucha arcilla y, al parecer, ajeno a la influencia marina.

Esta exploración y topografía fueron efectuadas por quien suscribe (entonces en la S.E. Hades) y un amigo no federado, Gerardo Morán, hacia 2001. Teníamos intención de volver al poco para completar el trabajo, pero por una u otra razón esta topo se mantuvo inconclusa, e inédita hasta hoy.

No quiero concluir sin destacar la curiosa fauna de crustáceos y moluscos marinos que puebla las paredes de la cueva, y la peculiar morfología en la que la erosión marina se superpone a las morfologías kársticas. Igualmente destacar que la cueva sólo es visitable en bajamar, y siempre prestando atención a la subida de la marea, que anega completamente parte de los conductos.




Cueva de Cuanda


Esta covacha fue visitada por la S.E. Hades en la Semana Santa de 1995, y su exploración fue descrita en un artículo publicado en el nº 30 del boletín 'Filtraciones' ('Una Semana Santa cuasi espeleológica... y algo más', firmado por Teresa del Campo). Sin embargo, por alguna razón que no recuerdo, la topografía no fue publicada entonces.

La cueva se localiza en la Sierra de Benzúa, no lejos del pueblo de La Llende y próxima al lugar de Cuanda (sitio más conocido por el hospedaje 'La Montaña Mágica' que allí se ubica), hacia el oeste y a cota más alta. Tiene dos bocas modestas que a través de una corta galería estrecha y descendente conduce a una pequeña sala, con viejas formaciones y sin solución de continuidad. En total 17 m de desarrollo, con 6 m de profundidad.



Y eso es todo de momento. Continuaremos...
¡Saludos soterraños!